Seres extraterrestres nos han visitado desde hace milenios, tomando contacto con diferentes culturas, como así lo atestiguan numerosas narraciones a lo largo de la historia.


Quienes han contactado con ellos sostienen que son personas sabias y conscientes, con extraordinarias facultades plenamente desarrolladas, capaces de comunicarse telepáticamente entre ellos, seres que nacen y mueren a voluntad y cuya única religión es el respeto mutuo, el respeto a la vida y a los demás.

Los extraterrestres han sabido combinar inteligentemente la ciencia de la materia y la ciencia del espíritu. Sus viajes interestelares son fruto de una tecnología muy avanzada, sustentada por un desarrollo espiritual también elevado.

Sus conocimientos son muy superiores a los que tenemos en nuestro planeta, con soluciones para muchos de los problemas de la humanidad en el ámbito del uso de energías, salud, transporte, agricultura, aspectos climáticos, etc. Sin embargo, el exagerado desarrollo de nuestro materialismo y los defectos psicológicos que cargamos en nuestro interior, tales como la ambición, orgullo, codicia, sed de poder, falta de amor, etc., no les permite hacer el contacto directo y transmitir dichos conocimientos a gran escala por el mal uso que podríamos hacer de ellos.

Pese a que los extraterrestres no pueden interferir masivamente, ellos pueden ayudar individualmente a las personas que estén comenzando un trabajo serio de desarrollo espiritual.

Hay una enorme preocupación de las civilizaciones extraterrestres con relación a los experimentos y el uso de las armas nucleares en la Tierra y su instalación en el espacio.

Por otro lado, pronto la humanidad se lanzará a un holocausto atómico y se producirán cambios de gravísimas consecuencias en nuestro planeta. Los seres extraterrestres lo saben y se preparan para rescatar a todos aquellos que hayan comenzado un trabajo serio de transformación interior, de mejoramiento espiritual conforme nos enseña, de una forma clara y sencilla, V.M. Rabolú en su libro “Hercólubus o Planeta Rojo”.

En estos instantes los habitantes de la Tierra estamos llenos de orgullo y soberbia. Ya se ha levantado la Torre de Babel con la cual los científicos piensan conquistar el espacio exterior. Las naves espaciales llegaron a la Luna y ahora los científicos quieren lanzarse sobre Marte. El encuentro con las humanidades de otros planetas es, por lógica deducción, totalmente inevitable y a nuestra humanidad no le quedará más remedio que transformarse o perecer.

Vida en otros planetas

Mientras nuestros científicos tratan de encontrar algún vestigio de vida extraterrena, existen personas plenamente conscientes de la existencia de vida en otros planetas y que han hecho públicas algunas informaciones reveladoras. Una de esas personas fue V.M. Rabolú, quien describe en su libro “Hercólubus o Planeta Rojo” su propia experiencia directa y personal con seres de otros mundos.

V.M. Rabolú afirma en su obra:

“He tratado muchas veces con extraterrestres y puedo dar fe, testimonio de esa maravilla de habitantes, que no tengo palabras con qué describir la sabiduría, la cultura y la vida angélica que llevan”.

Al hablar de la relación humana, dice:

“…Ellos respetan el libre albedrío de cada persona. No es como estos terrícolas que quieren apoderarse del mundo a pura bala y amenazas. Están muy equivocados los señores norteamericanos con sus películas y revistas que sacan”.

El hecho de que V.M. Rabolú nos muestre la maravilla de estas civilizaciones superiores es una invitación a la reflexión. Reflexión sobre aquello que pudimos llegar a ser y que nunca fuimos. Una invitación a abandonar la vida mecanicista que nos caracteriza y a transformarnos espiritualmente como seres humanos y como civilización.

Los seres humanos de esta época debemos entender que seres de otros mundos nos vigilan y saben del cataclismo que se avecina. Ellos nos conocen por dentro y por fuera y serán los que intervengan con sus naves para rescatar a todas aquellas personas que hayan demostrado verdadero amor por la humanidad y hayan comenzado un trabajo serio por su regeneración espiritual.


Asociación Alcione

Organización sin ánimo de lucro, designada Agente-Colaborador en la difusión y distribución de la Obra “Hercólubus o Planeta Rojo”.

Editor: Ángel Prats
Autor: Joaquín Amórtegui Valbuena (V.M. Rabolú)

La Asociación Alcione se encuentra inscrita en el Registro Nacional de Asociaciones del Ministerio de Interior, grupo 1 sección 1, con el número nacional 588698, y tiene su sede en la Calle Santander nº 6 – piso 5º, oficinas 4 y 5 de la ciudad de Burgos (España).

 


Sobre el autor

V.M. Rabolú

V.M. Rabolú (1926 – 2000) nació en Tolima (Colombia). En 1952 encuentra el verdadero Conocimiento y mediante largos años de prácticas esotéricas llega a desarrollar extraordinarias capacidades que le convierten en un guía espiritual de renombre mundial.

Conocedor del futuro que nos aguarda, siempre estuvo dedicado a enseñar a la humanidad las fórmulas para su propia regeneración espiritual. Así, a partir de los años 70, y siempre de forma altruista y desinteresada, comienza una infatigable labor de divulgación pública de la verdadera Sabiduría en el ámbito internacional mediante conferencias, cursos, congresos, etc.

En el año 1998 escribe “Hercólubus o Planeta rojo”. Basándose en su experiencia directa y consciente, V.M. Rabolú describe los terribles acontecimientos que sucederán en nuestro planeta a corto plazo y muestra el camino a seguir para lograr la transformación profunda del ser humano. Hoy día las afirmaciones contenidas en dicha obra cuentan con el reconocimiento de multitud de lectores que se han beneficiado de estos conocimientos en más de 80 países.

“No soy un metemiedos, soy un ser humano que estoy advirtiendo lo que viene y lo que va a pasar”. (V.M. Rabolú)

V.M. Rabolú fue una de esas escasas personas de Conciencia Despierta y sus enseñanzas se hacen imprescindibles en estos tiempos en los que el materialismo y la escasez de valores se han convertido en los signos distintivos de una sociedad cada vez mas perdida.

 


Colabore con la Asociación Alcione

La Asociación Alcione es una organización legalmente constituida, sin ánimo de lucro, y, como tal, desarrolla todas sus actividades de forma altruista sin que obtenga ningún tipo de beneficio económico.

En su condición de Agente Colaborador de D. Ángel Prats, Editor del libro “Hercólubus o Planeta Rojo” de V.M. Rabolú, la única finalidad de la Asociación Alcione es la difusión y distribución internacional de dicho libro, motivo por el cual su actividad principal consiste en su envío gratuito a cualquier lugar del mundo, en un intento de divulgar y distribuir la Obra y su mensaje universal entre todas las personas interesadas, sin distinción alguna.

Hasta ahora, la campaña de distribución ha permitido que miles de personas en todo el mundo reciban por correo un ejemplar gratuito del libro “Hercólubus o Planeta rojo”. Y día tras día, el número de peticiones no cesa de aumentar. Visto el enorme éxito obtenido, nos hemos puesto como objetivo proseguir con esta campaña de distribución gratuita.

Por favor, ayúdenos en la difusión de esta obra descargando el siguiente Powerpoint y enviándolo por correo electrónico a amigos y conocidos.

Si desea contactar con la Asociación, está interesado en colaborar con el Editor en la difusión del libro y mensaje de V.M. Rabolú o mantener una mayor comunicación y cooperación con nosotros, puede escribirnos a cualquiera de las siguientes direcciones:

Por correo electrónico a: infohercolubus@yahoo.es

Por correo postal a:

Asociación Alcione
Apartado de correos 4
09080 Burgos (España)

 


Mantras

En la presente sección, pueden escuchar a V.M. Rabolú pronunciando los mantras para el desdoblamiento astral, de modo que puedan conocer su correcta pronunciación.

LA RA S

 



FA RA ON

 

 


Ejemplar gratuito

Hercólubus o Planeta rojo

Existen traducciones a numerosos idiomas. Puede solicitar esta obra escribiendo a: infohercolubus@yahoo.es

O bien a:
Asociación Alcione
Apartado de correos 4
09080-Burgos (España)

O puede utilizar el formulario siguiente: